fbpx

Vitamina D y COVID-19

La vitamina D se caracteriza por ser un inmunomodulador con acciones diversas sobre el sistema inmune. Nuevos estudios científicos relacionan los niveles de vitamina D con la COVID-19 y proponen su administración como opción terapéutica.

Más de la mitad de la población mundial presenta niveles insuficientes e, incluso, una franca deficiencia de vitamina D. España, paradójicamente por sus niveles de luz solar, no es una excepción. Un trabajo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, ha confirmado la carencia de esta vitamina en los enfermos de la COVID-19. Un nuevo estudio señala, además, que suministrar dosis no muy elevadas de vitamina D puede convertirse en una de las estrategias para evitar la propagación del coronavirus.

Vitamina D como tratamiento

Desde que comenzó la pandemia, la investigación se ha centrado en comprender el desarrollo de la enfermedad y encontrar un posible tratamiento. En estas investigaciones ha jugado un papel fundamental desde el inicio la vitamina D, y se han publicado numerosos estudios relacionando la vitamina D con el riesgo y gravedad de la COVID-19.

El Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba (IMIBIC) y el Hospital Reina Sofía han publicado recientemente sus primeros datos sobre la administración de un precursor de la Vitamina D activa (calcifediol) en pacientes con COVID-19. Los resultados son esperanzadores y la vitamina se postula como una opción terapéutica factible. Se trata del primer estudio piloto de intervención desarrollado en todo el mundo sobre la vitamina D y la COVID-191.

De los 50 enfermos que recibieron vitamina D como opción terapéutica solo uno requirió ingreso en UCI (2%), frente a los 13 del grupo que no fue suplementado (50%). Esto indica, según los autores, que las acciones hormonales de la vitamina D “podrían reducir el riesgo de aparición del Síndrome de Distrés Respiratorio Agudo (SDRA) en pacientes afectados por la COVID-19″.

En palabras de José María Benlloch, profesor de investigación del CSIC : “Podría tener el mismo efecto que los antivirales directos, ayudando a disminuir rápidamente la carga viral de todos los infectados, parar la cadena de contagios y, por tanto, disminuyendo el pico de la segunda ola”.

Asimismo, el profesor Benlloch añade: “Podría ser muy conveniente elevar los niveles de vitamina D de toda la población, ya que curiosamente un porcentaje importante de la población española tiene carencia de dicha vitamina”, algo que se vio reflejado en el ensayo clínico piloto sobre la vitamina D realizado por el Dr. José Manuel Quesada, del Hospital Reina Sofía de Córdoba2.

Vitamina D y sistema inmune

Los efectos beneficiosos de la vitamina D en la inmunidad se deben en parte a sus efectos en el sistema inmunitario innato. Tiene efectos en la diferenciación y en la modulación de la respuesta monocitos-macrófagos, las células presentadoras de antígenos, las células dendríticas y los linfocitos T.

La deficiencia de vitamina D puede comprometer la integridad del sistema inmunológico y conducir a respuestas inmunes inapropiadas.

En el caso de la pandemia que nos afecta la Vitamina D también parece jugar un papel clave en la regulación del eje renina-angiotensina, que, además de estar implicado en la infección por SARS-CoV-2, resulta desregulado como consecuencia de la infección.

¿Cómo evitar el déficit de Vitamina D?

En los humanos y otros mamíferos, la vitamina D se produce en la piel al exponerse a la luz solar, de ahí su apodo «la vitamina del sol”.

No obstante, el déficit de vitamina D se ha convertido en un problema común entre la población, incluso en aquellos países, como España, en los que disfrutamos de muchas horas de sol al año. Una insuficiencia de vitamina D puede producir serios problemas en nuestro organismo, ya que se trata de un nutriente esencial para la vida.

Una solución a este problema es aportar esta vitamina a nuestro organismo con suplementos alimenticios. Dentro de estos, debemos escoger aquellos elaborados con materia prima de alta calidad y que suplan nuestras necesidades de este importante nutriente, como aquellos que fabricamos en Equisalud.

 

  1. Effect of calcifediol treatment and best available therapy versus best available therapy on intensive care unit admission and mortality among patients hospitalized for COVID-19: A pilot randomized clinical study. MartaEntrenas Castillo et al. The Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology– Volume 203, October 2020, 105751
  2. Vitamin D Status in Hospitalized Patients with SARS-CoV-2 Infection. José L Hernández el al. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

 

Suscribete