fbpx

Componentes naturales para aliviar los síntomas de la alergia primaveral

La primavera está a la vuelta de la esquina y, con ella, la llegada de las temidas alergias. Alrededor de 8 millones de personas alérgicas al polen en España se enfrentan a una estación llena de molestias, de distinta intensidad según su grado de sensibilización y la zona en la que vivan. La alergia acecha, pero podemos defendernos con componentes naturales.

La sintomatología de la alergia es variada, pero suele incluir lagrimeo, estornudos, rinitis, conjuntivitis, eczemas y urticarias… A eso pueden sumarse afecciones respiratorias como catarros e incluso asma bronquial. Sin embargo, cuando hablamos de alergia, no hablamos solo de sensibilización a distintos pólenes, sino que tenemos que tener en cuenta también que existen otros factores que agravan estos cuadros.

La contaminación ambiental es uno de esos factores. En el aire que respiramos se encuentran componentes particulados en suspensión, de tamaño tan pequeño como 1 µm (micrómetro). Esos contaminantes particulados, como por ejemplo las partículas diésel, se adhieren a los pequeños granos de polen, que se convierten así en vehículo de dichas partículas y las introducen en nuestras vías respiratorias. Esas partículas tienen un efecto tóxico directo: dañan las mucosas respiratorias y dan lugar a una inflamación local que facilita la entrada de los alérgenos.

Nuestro organismo, ante esa agresión externa, modifica su respuesta inmunológica incrementando la síntesis de anticuerpos IgE (inmunoglobulina E) frente al polen, y eso es lo que desencadena toda la reacción sintomatológica que tan molesta nos resulta por esta época del año. 

De hecho, no solo las personas sufren los efectos de la contaminación; también las plantas. Las partículas diésel producidas por vehículos, industrias y calefacciones crean un ambiente hostil al que las plantas reaccionan de forma defensiva. De esta forma, los pólenes de zonas con mucha contaminación generan nuevas proteínas, conocidas como “proteínas de estrés”, que tienen una mayor capacidad de estimular la respuesta alérgica de las personas.

contaminación y alergias

La contaminación ambiental también actúa como efecto multiplicador en otro sentido añadido, y es que provoca inversión térmica en las grandes ciudades. Si a ello sumamos otros problemas ambientales como el cambio climático, el efecto invernadero, la deforestación… tenemos como consecuencia que el polen se acumula en el aire que respiramos, porque no puede circular por la atmósfera y dispersarse; que aparecen nuevas plantas más resistentes a la escasez de lluvias y más alergénicas; y que otras especies vegetales como el olivo y los cereales, más resistentes al aumento de CO2 pero también más alergénicas, se reproducen mejor. Todo este conglomerado de motivos es lo que dispara los cuadros de alergia primaverales.

Recomendaciones para las personas alérgicas

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, las enfermedades relacionadas con el polen afectan a un 30% de la población española. Además de los síntomas típicos de la alergia ya mencionados, muchas personas sufren también de otras molestias como cansancio, irritabilidad, dificultad para dormir y, en los más pequeños, alteraciones en el rendimiento escolar. La alergia supone, en definitiva, un deterioro en la calidad de vida para quienes la sufren.

Para mitigar todas estas molestias, suelen darse una serie de recomendaciones a las personas alérgicas, como:

  • Evitar las salidas al campo y las actividades al aire libre en los días de más densidad de pólenes.
  • Cerrar las ventanas de casa y ventilar solo al mediodía y durante poco tiempo.
  • Viajar con las ventanillas del coche subidas.
  • Utilizar gafas de sol para proteger los ojos.
  • Usar filtros antipolen en el coche y purificadores de aire en casa.
  • No cortar el césped ni podar en días de alta polinización.
  • Ducharse y cambiarse de ropa nada más llegar a casa para minimizar la entrada de pólenes en el hogar.

Fórmulas con componentes naturales para las alergias

La fitoterapia también puede echarnos una mano para ayudar a mejorar los síntomas de las alergias primaverales y mantenerlos bajo control. Existen complementos alimenticios formulados con plantas y componentes naturales que pueden ser de gran ayuda. Concretamente, la combinación de alcaparra, quercetina y gluconato de manganeso puede ser una ayuda inestimable para apoyar tratamientos de afecciones respiratorias, alergias oculares, rinitis y eczemas de tipo alérgico. La sinergia de estos tres componentes actúa también como apoyo antiinflamatorio y antioxidante.

La alcaparra (Capparis spinosa) tiene una marcada acción antialérgica, como se ha demostrado en ensayos preclínicos realizados por el departamento farmacobiológico de la Universidad de Mesina y por el departamento de ciencias farmacéuticas de la Universidad de Catania (Italia). Además, posee una acción antiasmática, antitusígena e inmunomoduladora, propiedades muy útiles cuando hablamos de alergias.

La quercetina, por su parte, es una molécula que se extrae de la flor de la acacia del Japón (Sophora japónica) y que pertenece a la familia de los bioflavonoides. Concretamente es un bio flavonol. Según la revisión de diferentes estudios realizada por el departamento de análisis de comida y química de la Universidad Tomás Bata, en la República Checa, la quercetina posee potentes propiedades antioxidantes y antialérgicas, probadas en estudios in vivo e in vitro.

Su mecanismo de acción actúa inhibiendo enzimas y mediadores de la inflamación, reduciendo la respuesta alérgica, incluida la alimentaria, y mitigando así los síntomas relacionados. Además, su efecto antiinflamatorio refuerza su acción antialérgica.

El manganeso puede añadir a esta combinación de ingredientes una acción detoxificadora, evitando que el alérgeno desencadene una respuesta alérgica y protegiendo las células del daño oxidativo. 

En definitiva, la primavera es la estación favorita de las alergias, pero hay muchas cosas que podemos hacer para plantar cara al polen y disfrutar de esta bonita estación sin esos

Suscribete