fbpx

¿Cómo podemos retrasar el envejecimiento?

Desde que el día en que nacemos, comenzamos a envejecer. Nuestros sistemas fisiológicos maduran hasta llegar a su pleno rendimiento durante la primera etapa de nuestra vida, y después van poco a poco decayendo. Se trata de un proceso inevitable, pero se puede retrasar el envejecimiento. Manteniendo sanos nuestros tejidos y mitocondrias lo podremos conseguir.

MITOCONDRIAS Y TELÓMEROS

Las mitocondrias son unos orgánulos celulares encargadas de descomponer los nutrientes que llegan a nuestro organismo y convertirlos en energía para las células. Producen hasta el 90% de la energía que necesitan nuestras células, y cuentan con su propio material genético. Además, juegan un papel clave en nuestros procesos de envejecimiento debido a sus otras funciones importantes como la señalización, diferenciación, control del crecimiento celular y muerte celular programada. Por este motivo, debemos cuidarlas bien y aportarles todos los nutrientes que necesitan para su correcto funcionamiento.

Mitocondria

Los telómeros -la secuencia de ADN que se sitúa en los extremos de los cromosomas- son otro factor importante en el proceso de envejecimiento.

Son los encargados de mantener estado juvenil de nuestras células y de proteger la información genética del organismo. Durante toda nuestra vida, nuestras células se van dividiendo y creando células nuevas para renovar nuestros tejidos a partir del ADN de los telómeros. Es en ese proceso cuando los telómeros se van acortando y, cuando son demasiado cortos, nuestro organismo elimina la célula.

Telomeros

Por este motivo, la longitud de los telómeros constituye un biomarcador muy preciso del paso del tiempo el organismo. Es decir: los telómeros se van acortando a medida que envejecemos y envejecemos porque se acortan los telómeros. La telomerasa es una enzima responsable de la salud los telómeros y que, en cierta medida, podría ayudar a regenerarlos, por lo que debemos tenerlo muy en cuenta.

Antioxidantes, la clave para retrasar el envejecimiento

El principal enemigo a combatir frente al envejecimiento es la oxidación. Los radicales óxidos o libres son sustancias tóxicas de desecho metabólico que dañan el organismo. La formación principal de radicales libres se origina por diferentes causas como el estrés, la contaminación del medioambiente, el alcohol, el tabaco o los alimentos procesados. Éstos, a su vez, son los principales causantes de muchas enfermedades y envejecimiento prematuro.

Los componentes con acción antioxidante pueden ayudarnos a proteger nuestras células frente a los radicales libres, así como a estimular la generación de las mitocondrias y el alargamiento de los telómeros de los cromosomas, ayudando a retrasar el envejecimiento.

Té verde

Té Verde sobre mesa de madera

Es una planta muy rica en polifenoles, especialmente en galato de epigalocatequina, un flavonol que, según un estudio realizado por la Universidad de Hong Kong, tiene la capacidad de alargar los telómeros en el ser humano.

ASTRÁGALO

Es una planta utilizada por la Medicina Tradicional China desde la antigüedad.

Tiene propiedades inmunomoduladoras gracias a los polisacáridos que contiene, y antioxidantes y antiinflamatorias debido a los flavonoides.

Astrágalo silvestre

COENZIMA Q10

Alimentos que contienen la coenzima Q10

La coenzima Q10 es una sustancia parecida a las vitaminas que se encuentra presente en todo el cuerpo, pero especialmente en el corazón, hígado, riñones y páncreas.

Se encarga de la producción de energía en todas las células a partir de las grasas, especialmente en el corazón. Además, es un potente antioxidante y un estimulador del sistema inmunológico.

Resveratrol

El resveratrol es un estilbenoide, un tipo de fenol natural, y una fitoalexina producida naturalmente por varias plantas en respuesta a una lesión o cuando la planta está bajo ataque por patógenos como bacterias u hongos.

Tiene efecto antioxidante, por lo que puede ayudar a proteger a nuestras células frente al envejecimiento.

Alimentos que contienen resveratrol

ÁCIDO R-LIPOICO

Cápsulas de ácido R-Lipoico

Es un derivado del ácido graso octanoico, rico en azufre y lisina. Este compuesto actúa como coenzima de muchas reacciones del organismo.

El ácido lipoico mejora la actividad de la mitocondria, encargada de la respiración y de la producción de energía en la célula. 

Estimula la formación de glutatión y es soluble tanto en agua como en grasa, por lo que puede proteger contra los daños de los radicales libres, tanto fuera como dentro de las células corporales, por lo que se le considera como el “antioxidante universal”. Además de tener sus propias acciones antioxidantes, es también capaz de regenerar la vitamina C y la vitamina E de sus formas oxidativas.

Vitamina C

La vitamina C es un micronutriente esencial con capacidad de participar en reacciones de óxido- reducción.

Funciona como un potente antioxidante que protege al cuerpo del daño generado por los radicales libres y desempeña un papel esencial en la síntesis de colágeno, necesario para el mantenimiento de todos los tejidos. 

Rodajas de naranja

La vitamina C, además, protege y mejora la defensa inmune al mantener varias funciones celulares del sistema inmune innato y adaptativo.

Sal disódica de pirroloquinolina quinona (PQQ)

PQQ

La PQQ es una molécula que se encuentra en todos los tejidos humanos y que influye en multitud de procesos fisiológicos y bioquímicos. Es un gran cofactor y antioxidante con capacidad de realizar ciclos redox continuos.

Algunos estudios preclínicos han evidenciado que la PQQ mejora la función y formación de mitocondrias.

Complementos alimenticios que contengan estos componentes -siempre que estén fabricados con materia prima de calidad- pueden ayudar a reforzar la actividad antioxidante y antienvejecimiento de nuestras células, aunque siempre han de ir acompañados de un estilo de vida saludable en el que se evite el tabaquismo, un excesivo consumo calórico, la falta de sueño o el estrés.

Siguiendo estos hábitos y ayudándonos con los nutrientes adecuados, conseguiremos cuidar a nuestras mitocondrias y telómeros correctamente y, así, retrasar el envejecimiento.

Suscribete