fbpx

¿Cómo ayuda la microbiota a las defensas de nuestro organismo?

El sistema inmune es el encargado de proteger al organismo frente a virus, bacterias, hongos, etc. Un 50% de las células inmunitarias se encuentran en el intestino, que actúa como barrera defensiva que protege frente a patógenos y toxinas. La primera barrera que los virus y las bacterias encuentran es la piel y las mucosas, por tanto, es imprescindible que se encuentren en buen estado. La segunda barrera, y no menos importante, es la flora intestinal o microbiota, que actúa impidiendo el crecimiento de virus y bacterias. La microbiota evita la instalación y posible penetración de tóxicos y bacterias patógenas, reforzando el mucus y los enterocitos por varios mecanismos diferentes:

  • Compite por los nutrientes. Por eso hay diferentes colonias de bacterias en los distintos tramos del intestino, dependiendo de las necesidades nutricionales.
  • Produce sustancias antimicrobianas como ácidos orgánicos, peróxidos de hidrógeno, alcohol,ácido láctico y sustancias de acción antibiótica, que atacan y destruyen a los intrusos.
  • Estimula la producción de mucus, lo cual impide la implantación de patógenos en el epitelio intestinal.
  • Potencia la producción por parte del enterocito de péptidos antimicrobianos, como las beta-defensinas.
  • Favorece la integridad de la membrana intestinal, disminuyendo la permeabilidad a patógenos y sustancias de origen externo que pueden causar infecciones, alergias,etc.
  • Se adhiere a los mismos sitios que los patógenos, compitiendo con ellos, impidiendo que se adhieran y desplazándolos.

Debido a la importancia que tiene la microbiota sobre nuestro sistema inmune, es muy importante cuidarla siguiendo unos buenos hábitos de alimentación e intentando que no falte ningún nutriente. Los lácteos son ricos en lactobacilos y bifidobacterias, y su consumo regular contribuye a aumentar las defensas de nuestro organismo, reforzar la flora digestiva y mejorar la inmunidad contra las infecciones.

Los probióticos y los prebióticos también son un buen refuerzo para nuestra microbiota: las bifidobacterias, los lactobacillus y los fructo-oligosacáridos son unos buenos aliados para mantener el equilibrio de nuestra flora intestinal.

Si quieres ampliar tu conocimiento sobre la microbiota y como ésta actúa sobre nuestro estado de salud, no pierdas la oportunidad y apúntate a nuestro curso gratuito online “Introducción a la Microbiota y la Salud”:

En tres vídeos prácticos, Mar Alonso, profesora y experta en la temática, nos proporciona una introducción práctica para que cualquier persona pueda acceder y profundizar en el conocimiento del eje bidireccional microbiota-salud.

¡Inscríbete ya!

Suscribete