El abedul es un árbol de hoja caduca de la familia de las Betuláceas de hasta 25 m de altura. Las hojas son pecioladas, triangulares, con el borde aserrado, ápice agudo y base acorazonada, verde oscuro y brillante por el haz y claras y brillantes por el envés. Para los preparados de fitoterapia se emplean las hojas.La hoja de abedul tiene como principales componentes los flavonoides (2-3%) y los derivados triterpénicos. Entre los flavonoides destacan el hiperósido y la avicularina, así como otros heterósidos de la quercetina, del kempferol y de la miricetina.

Contiene alcoholes monoterpénicos, triterpénicos y sesquiterpénicos, ésteres de tipo damarano con malonato en C-3 o acetato en C-12, triterpenos derivados del lupano (lupeol y derivados hidroxilados, betulinol, ácido betulínico). Además, contiene arilbutanoides y diarilheptonoides glicosilados, sales potásicas (4%), acido ascórbico (0,5%), acidos fenólicos (cafeico, clorogénico), aceite esencial, taninos hidrolizables (galotaninos y elagitaninos).

Según la Farmacopea Española, el contenido mínimo de flavonoides totales, expresados como hiperósido, debe de ser al menos de un 1,5%, respecto al extracto desecado.