En el pasado, la salvia (Salvia officinalis) se encontraba en el sur de Francia, Italia y Siria, pero hoy se cultiva en todo el mundo, sobre todo en regiones de Europa, incluyendo Europa Central, así como Inglaterra, Marruecos, Rusia y Estados Unidos.

El aceite esencial procede de las partes aéreas en un proceso de destilación de vapor de agua. Entre sus componentes destacan, alfa-tuyona y beta-tuyona.