El agua purificada es agua potable que se somete a diferentes procesos de purificación para poder lograr los estándares de calidad y ser apta para su uso en farmacias y laboratorios. Además, cumple con las normativas internacionales que hacen referencia al agua, como la ISO 3696.

Este agua está libre de cloro y de otras sustancias químicas.