Planta milenaria ya documentada en las civilizaciones china, india y sumeria, asiria y en el antiguo Egipto, entre los babilonios y los hebreos. Destacan como usos más comunes las referencias al poder regenerador del aloe en heridas, lesiones y quemaduras y para afecciones de la piel, así como bebida para la indigestión y los gases. Es una de las mejores plantas para limpiar, desinfectar y regenerar las paredes intestinales. Usado antiguamente en la reparación de tejidos, en heridas, quemaduras y muchas afecciones de la piel. Tiene una acción lubricante, arrastradora de toxinas, antibiótica intestinal, regeneradora patente, energizante, digestiva, inmunorreguladora y muchas otras acciones globales. Colabora en esta composición a la limpieza y reestructuración de la mucosa intestinal.

El acíbar, látex o exudado obtenido por incisión de las hojas frescas es de color amarillento oscuro, con gusto amargo y nauseabundo. Sus principios activos son derivados hidroxiantracénicos de acción laxante o purgante. Este látex se condensa y deseca para obtener una masa cerosa quebradiza, de color oscuro entre marrón rojizo y negro, que apelmazado y en forma de terrones similares al barro seco recibe el nombre de acíbar. Pulverizado es incorporado a preparados farmacéuticos laxantes.

El gel de aloe vera es un líquido claro y mucilaginoso de color blanco o ligeramente amarillento, casi transparente, obtenido al triturar las hojas de variedades cultivadas de Aloe barbadensis sin eliminar la pulpa. Los polisacáridos son sus principales constituyentes y no contiene derivados antraquinónicos de acción laxante. Tras tratar por métodos físicos el gel de aloe, se obtiene el jugo o zumo de aloe que debe ser convenientemente conservado y estabilizado, ya que es sensible a la luz y al calor, y puede deteriorarse rápidamente. El jugo y el zumo obtenidos a partir del gel de Aloe barbadensis están libres de aloína y demás sustancias antraquinónicas laxantes, por lo que pueden tomarse con toda seguridad por vía oral. Se garantizan el contenido de polisacáridos biológicamente activos.