fbpx
Coral marino

Coralsol® SMP 44

Los filones coralinos que rodean la isla de Okinawa en Japón, han demostrado contener como ningún otro una composición orgánica idéntica a la del esqueleto humano, incluyendo el calcio, magnesio, sodio y potasio, así como otros minerales esenciales para la vida humana.

La arena de coral, que consiste en los esqueletos fosilizados de las barreras coralinas, está constituida aproximadamente por un 90% de carbonato de calcio. El polvo de coral aporta principalmente calcio en grandes cantidades, junto con magnesio. Pero además aporta muchos otros minerales (unos 70 en total), como hierro, manganeso, yodo, potasio, zinc, cobre, boro, selenio, rubidio, vanadio, níquel y minerales traza iónicos variados, además de vitamina E, vitamina C y vitamina D3. Todos estos oligoelementos y especialmente el boro o el zinc, colaboran en el proceso de osificación. Tiene una gran biodisponibilidad.

Debido a su presentación como producto orgánico, son minerales asimilados en una estructura orgánica, lo cual hace que sean eficazmente absorbidos, ya que además se ionizan rápidamente en un medio líquido como es el digestivo. Favorece el equilibrio electrolítico del organismo, contrarresta la acidez y remineraliza con los aportes de calcio y magnesio.

Suscribete