La lisina es uno de los aminoácidos esenciales, que no puede ser sintetizado por el organismo y solamente podemos obtener a través de la alimentación.Este aminoácido es fundamental para un crecimiento correcto, ya que estimula la hormona del crecimiento y garantiza la absorción adecuada del calcio. También ayuda en la producción de anticuerpos, repara los daños ocasionados por los radicales libres y previene la formación de los coágulos de sangre.

Las mayores fuentes alimenticias de lisina son la leche y derivados lácteos, carne, huevos, pescado, legumbres, vegetales y frutos secos.