Planta empleada desde hace más de 3.000 años. Se emplea la raíz y el rizoma.

Contiene un triterpeno: la glicirricina, que se transforma es ácido glicirrético, aumentando la secreción de mucus gástrico y disminuyendo la secreción de los pepsinógenos. Contiene liquiritósido e isoliquiritósido (flavonoides), y sucrosa, dextrosa (5- 10%), almidón (30%), proteína, grasa, aceite esencial, resinas, asparragina.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprueba su uso tradicional para el tratamiento de los síntomas digestivos, incluyendo pirosis y dispepsia. También como expectorante en casos de tos asociada a resfriados. La ESCOP amplía estas indicaciones, aprobando su uso como coadyuvante en el tratamiento de las úlceras gástrica y duodenal, y de la gastritis. También como expectorante en resfriados y catarros bronquiales.